318 402 4854


      Una cocción saludable, rápida, sencilla y de poca manipulación.

      Cocinar a la plancha tanto carnes como pescados o verduras ofrece muchas ventajas. Es una cocción saludable, rápida, sencilla y de poca manipulación. Por supuesto, siempre que se haga de manera adecuada, ente otras cosas que la comida no se pegue la superficie de la plancha o se quemen o chamusquen los alimentos, pues además de ser perjudicial para la salud, se pierden sus propiedades nutritivas.

      En el dominio de esta sencilla forma de cocción se necesita un mínimo de aceites de cocina. Además, la calidad de los alimentos deben ser los adecuados, se necesita una plancha en perfectas condiciones técnicas y de limpieza y saber controlar de manera adecuada tanto la temperatura como el tiempo de cocción.

      LOS TIPOS DE PLANCHA

      Habitualmente hechas de hierro fundido o de materiales más ligeros y antiadherentes, los mejores conductores de calor, se colocan directamente sobre el fuego; también existen aquellas eléctricas con termostato incluido, más rápidas en alcanzar la temperatura deseada. Para los más expertos en los menesteres culinarios, una buena sartén puede utilizarse como plancha.

      La superficie de cocción, cualquiera que esta sea, debe estar siempre impecable mente limpia, totalmente sin resto de comida anterior; no solo como medida elemental de higiene, sino también para evitar la mezcla de olores como pueden ser, por ejemplo, las carnes con el pescado.

      Una buena medida para conservar mejor las planchas, sobre todo las de hierro, es untarlas en su superficie con unas gotas de aceite bien esparcidas en toda su superficie, ya totalmente lavada y limpia y antes de volverlas a guardar.

      ALIMENTOS A LA PLANCHA

      La cocción a la plancha conserva el auténtico sabor de cada uno de los alimentos así cocinados, por eso la importancia de la mejor calidad de los mismos. A diferencia de la parrilla, la plancha no les da sabor a ahumado ni cambia para nada su sabor con el aroma a carbón, tal como sucede en las barbacoas.

      Es importante sacar los alimentos del refrigerador y mantenerlos a temperatura ambiente un tiempo antes de cocinarlos.

      Antes se pueden aliñar, condimentar o incluso macerar al gusto de cada cual, tanto los pescados como el pollo o la carne. Lo ideal es cocinarlos en su propio jugo.

      Te puede interesar: ¿De donde es el ajiaco?

      TÉCNICAS PARA COCINAR A LA PLANCHA

      Antes de comenzar la cocción de cualquier alimento es preciso que la plancha esté bien caliente pues la temperatura elevada desde el comienzo sellará la capa más externa de los alimentos y evitará la pérdida de nutrientes; además, se obtiene un exterior crujiente y un interior muy tierno y jugoso.

      Con solo unos minutos de cocción la comida queda hecha y en su punto, pero hay variantes según el tipo de alimento de que se trate. No es lo mismo cocinar a la plancha una fina lasca de una pechuga de pollo que un solomillo o una buena rueda de bonito.

      En el caso del pescado entero, colocarlo sobre la plancha caliente sobre el lado de la piel. Cuando la piel tenga un color tostado se le debe dar la vuelta y tener en cuenta que de este otro lado se necesita menos tiempo de cocción.

      Casi todas las verduras se pueden asar a la plancha, aunque se debe considerar su textura, puesto que algunas requerirán un hervido previo. Sea cual sea la verdura seleccionada, se deben buscar los ejemplares más tiernos para conseguir una cocción homogénea y un resultado agradable.

      Quien prefiera los alimentos más hechos, tras un breve tiempo inicial a alta temperatura la misma se tiene que bajar y mantenerla a fuego medio-bajo solo unos minutos más para dar tiempo a que el alimento pueda cocinarse en su interior sin que se queme por fuera.

      Para seguir leyendo visita: https://www.cubahora.cu/blogs/cocina-de-cuba/ventajas-de-cocinar-a-la-plancha

      × Más información